Por mi parte, bien podían joderselos, con sus normas y todo.

Aun recuerdo mi vida en la Cyma tan nítidamente, cuando solía ser un Civil oficial y no tenía que preocuparme por nada que no fuera memorizar mis lecciones y hacer correctamente las practicas de mi formación…

Esa mañana había huido. Los hechos se habían desarrollado tan rápido… que me vi obligado a actuar por mero impulso, yo estaba tan confundido y asustado, tan ajeno a todo.

Dejé la Cyma, burlé al gobierno y a la guardia, mandé al carajo a mi familia y le escupí en la cara al Sistema. Era solo un adolescente, o ‘adulto en formación’ como ellos suelen decir, pero pequé contra mis superiores y contra la nación entera, según había escuchado… y había traído el más grande deshonor a mi familia. Hablar mal del sistema; yo no entendía bien lo que había sucedido, pero sucedió, en un momento estaba a mitad de la clase, en medio de uno de los sermones que los tutores utilizaban para alabar al sistema de cuando en cuando, de pronto recordé a mi vecino aquella noche en que había bebido demasiado, miraba por mi terraza directo hacia el fondo de la ciudad, siempre tan oscuro y lúgubre, intentaba imaginar que habría allá abajo, bajando cuarenta pisos, o sesenta… tal vez cientos, más debajo de lo que podría imaginar. Y apareció él en el pasillo que juntaba su edificio con el mío, riendo como degenerado y gritando cosas que yo no entendía. El pobre estaba ahogándose en alcohol, y como es lógico, vomitó. Pero vomitó hacia fuera del puente, y una vez depurado su estomago, se talló con la manga mientras reía, y gritaba « ¡Agua va, exiliados! ». Yo tenía ni puta idea de a quien le hablaba, así que con mi curiosidad infantil, pregunté. Tal vez no debí hacerlo, tal vez sí, en realidad eso no importa, lo que importa es que lo hice. Y durante las dos siguientes horas, mi pobre e ilusa visión del mundo como en ese momento se me pintaba, cambió. Me enteré que había vida en el Abismo… y personas arrastrándose por el, sin oportunidades, sin quien los cuide, guiándose por sus instintos para sobrevivir. ¿Y el sistema? Se supone que estaba ahí para brindar una vida digna a los humanos, para administrar los suministros y servicios a toda la ciudad, ¿y entonces qué?

Desde entonces todo ha cambiado radicalmente para mí. No pude quedarme callado, no pude alabar el sistema, no podía besar los traseros de aquellas repugnantes personas que veían por el bien de la humanidad, dejando a quien quisiesen de lado y sin oportunidades. Mi vecino desapareció después de esa noche, jamás le volví a ver. Y yo desaparecería ahora, no por que así lo quisiera, simplemente me vi obligado a huir, debí haberme callado y tomado apuntes de lo que decía nuestro tutor, pero no pude. Y si tuviera la oportunidad de regresar en el tiempo, sabiendo todo lo que me acarrearía mi ‘Problema de comportamiento nivel 7’, aun así, no me hubiera quedado callado. Así que me fui, antes de que vinieran por mí. Los maldije a todos y me alejé de ese lugar tan rápido como pude. Me fui al primer lugar que se me cruzó por la cabeza, en donde sabía que no me buscarían, en donde dejaría de existir.

…Desde entonces vivo en el Abismo, me arrastro entre la inmundicia y las enfermedades, peleo día a día por mi supervivencia, y he llegado a ver cosas inimaginables. Ahora soy un exiliado.



Este es un fragmento de una novela que estoy
escribiendo actualmente, me tiene bastante
obsesionada, así que tal vez los abrume bastante
durante un tiempo con estos nombres: Syd y Noi.

6 comentarios:

Mel PWDB dijo...

Querida Aidé:
Se nota que es una increible historia, si la publicas en internet o como libro oficial no dudes en decirmelo que quiero leerlo, sin duda siempre ma ha gustado como escribes, tu gran imaginacion y ser tan detallista en pequeñas cosas hac que te sientas completamente en el libro sin demasiada concentracion, y a la vez tratas temas profundos, diferentes, y eso me gusta relamente mucho.
Yo quisiera poder escribir, pero lamentablemente no tengo demasiado tiempo y solo puedo leer :/ Asi que, ya lo dije, si lo publicas quiero leerlo, ya nos has dado varios tipo adelantos y se ve muy bueno.
Suerte con tu proyecto.

Con Afecto
Mel
XX

Gnomish dijo...

Es genial!
Muy profesional, engancha!

Mucha suerte, espero que la inspiración no te deje ^^

Besos!

cMajuelo dijo...

Es una pasada.
Ánimo con la novela :)
Ya tengo ganas de descubrir un poquito más.
¡Besos!

Velero dijo...

Y lo peor es que esa situación no es tan descabellada como parece en un primer momento.

Sin duda, estamos en la era de las distopías en la Literatura.

Un relato curioso y original, me ha gustado mucho. Ánimo.

Saludos y encantado de pasar por aquí.

La chica de las sonrisas prestadas dijo...

Ánimo con la novela! es preciosoooooo :)

Alondra Saint dijo...

Soy poco propensa a comentar a la gente, no por nada en especial, sino que porque realmente nunca tengo nada que decir.
Pero bueno, muchas gracias :___) No creo que mi estilo sea fascinante, ni fantástico, ni todas las palabras que empiezan con f, solo quiero escribir mucho y demasiado y no cansarme nunca.

Una vez más, muchas gracias.