a mi me gustaba mucho Meg...

Pero no crean que hablo de esas cosas que les pasa a los adolescentes con sus hormonas al tope. No, no. A mi simplemente me gustaba Meg, así como me gustaba que el día estuviera nublado y húmedo, como me gustaba una linda camiseta que veía en el escaparate… no como me gustaba el helado de coco pero definitivamente sí como me gustaba mi escena favorita de una tira de comics o ver una buena película.

Al principio nos costaba un poco pasar ratos juntos, ella decía malos chistes y yo le hacía muecas. Pero en realidad disfrutábamos mucho de eso, aunque nadie se atreviera a decirlo en voz alta, ambos lo sabíamos. Los cortos lapsos de tiempo que la veía (justo después de hacer mis deberes) eran mis momentos preferidos del día. Ella siempre estaba ahí, detrás de los matorrales, a veces leyendo libros, a veces comics, o a veces dibujando cosas que nunca me mostraba; se lo llegué a pedir una que otra vez, pero a ella no le gustaba que lo viera, juraba y perjuraba que dibujaba muy feo… aunque yo no estaba muy seguro de eso. Algunas veces solo le insistía por el hecho de ver como su entrecejo (siempre fruncido) se fruncía aun mas, o como inflaba el pecho para decirme que mis pobres ojos mortales no eran aptos para tales revelaciones.

Hacíamos muchas cosas juntos, como jugar a los piratas… a ella le gustaba mucho ser Garfio, y, con un gancho de su madre en la mano, amenazarme y llamarme una y otra vez ‘campanita’. Yo solo le seguía el juego por que eso la hacía reír, y a mi me gustaba verla reír. También me gustaba pensar que era el único que podía hacerla reír así… aunque también reía cuando se peleaba con alguien, o se metía en problemas en la escuela… pero no era lo mismo.

Aunque yo nunca se lo dijera y aunque siempre le dijera que dejara de molestar, ella era mi persona favorita, y no me importaba si me hablaba solo para quererme hacer rabiar, como a todos.

Me gustaba Meg por el simple y sencillo hecho de ser tan… tan Meg.

10 comentarios:

Ash; dijo...

Me gustó el relato :) Tiene un deje dulce que le sienta muy bien ^^ Me gusta cómo describes las emociones del chico. Y Meg... Meg me parece un personaje inquietante (siempre riendose y tal).
^^

Anaid 01 dijo...

genial
me gusto, ahora
¿¿¿que piensa meg???

Velero dijo...

Puede que el amor más bonito sea el de la infancia.

Una chica atrayente, Meg, desde luego.

Gracias por tus visitas y comentarios, Centinela; eres siempre bienvenida. Quizás sea de tu interés el nuevo blog que he estrenado hoy, el blog de Vladek:

http://elblogdevladek.blogspot.com/

Besos.

patrisick dijo...

A mí también me gusta Meg, pero sólo por el pequeño detalle de llevar siempre el ceño fruncido. Adoro a las personas que tienen una cara continua de concentración o de mosqueo, como prefiera llamarlo.

Lunna Golightly dijo...

Me encanta tu Meg :) Es una niña super dulce, y eso es muy bonito. Me gustaría saber qué se le apsa por la cabeza.
Mi Meg y yo te seguimos, Centinela. :) Vivan las casualidades ^^

Rick Forrestal dijo...

Thanks for your visit and comment, Centinela. By the way, I love your profile photo. Love your name, too.

Flaviani. dijo...

Ahora me gustaría ser capaz de oirla reir

dulces sueños dijo...

¿puedo conocer a Meg? te sigo besos

Respirando entre palabras. dijo...

Y quien es Meg? jajaja
Lo que si se que esa etapa es la mejor.Lejos de las reales preocupaciones.
Besos

Vian dijo...

**