...y seguiría tocando, aunque nunca nadie respondiera.

¿Que si Syd había tenido una vida difícil? Oh sí, pero claro, como cada uno de sus compañeros. ¿Pero eso le detuvo alguna vez? No, por supuesto que no, no a él.

A Syd podías arrastrarlo toda una vida y el seguiría igual de inquebrantable. Y es que en verdad no le importaba, no le importaban sus fracasos, no le importaban los rechazos, no le importaba cuantas veces Paranoia la vida le escupiera en la cara, tampoco le importaba que no tuviese con que limpiarse.

No le importaba que no le abrieran la puerta… el seguía tocando.

O al menos… eso nos decía a todos.

7 comentarios:

Alan Babilonia dijo...

Syd...
Me parece que tengo que leerme todos las entradas, al parecer es recurrente, al igual que Paranoia.

Velero dijo...

Syd era entonces uno de esos incesantes, que exigen constantemente sin esperar nada a cambio.

Ms.Cyanide dijo...

Voy a buscar más cosas sobre Syd,que se ve interesante

Ash; dijo...

Me ha gustado el personaje (parece un poco testarudo, pero eso me gusta). Buscaré más entradas suyas para conocerlo mejor ^^

Mel *Papelito Parlante* dijo...

Hey Aidé:
Pff ese Syd sin duda es intrigante, en serio, ya lo he dicho una vez, necesitare leer completa esa historia-libro cuando lo termines, me intrigas cada vez mas.

Con afecto

Mel
XX

Albanie M. dijo...

Me ha encantado este lugar y creo que vas derechito a mi lista de Personitas Brillantes :)

Syd dijo...

No se como llegue aca y oh sorpresa! Syd por aqui y Syd por alla, ademas de las obvias razones por las que capto mi interes, es un personaje bastante intrigante, habra que conocerle mas a fondo.

Tienes un estilo muy unico, desde la estructura de tu blog se nota, genial.


Un beso, de otro Syd!