Una vez conocí a una chica con cara de lluvia.

Una vez conocí a una chica con cara de lluvia. También tenía una personalidad muy húmeda y vaporosa. Unos ojos con demasiada agua y una cabellera que nunca parecía estar seca. Ella decía que era una enfermedad.

Yo no sabía de donde venía, pero me la encontraba muy seguido. Recuerdo que al principio era como un gran diluvio, luego paso a ser un chubascon… y así, hasta que me di cuenta que no era más que una llovizna. Ella decía que yo la estaba curando de a poquito.

Pasamos buenos días juntos y hasta teníamos nuestro punto de encuentro. Aunque seguía sin saber nada sobre ella, y ella sobre mí. Fue una buena época, hasta que ya no lo fue más.

Ella solo dejó una nota excusándose, en nuestro punto de encuentro.

Decía que lo sentía, pero que debía partir. Que dizque gracias por aliviar su mal de a poquito. Pero que ella no se curaría así jamás, que lo que ella necesitaba era un cara de sol, que para que le secara la lluvia… y que yo tenía cara de esponja.

Era jueves y llovía a cantaros. Un chubascon de los buenos, de esos arruina jardines que hasta salen en las noticias.

Desde entonces, mi cabello no se ha secado. Y mis ojos, tienen demasiada agua.



Vale, tal vez unos pocos de ustedes se dieron cuenta (a los que les gusta comentar). Pero tenía un problema con el formulario de comentarios y era imposible dejarlos. Yo ni enterada estaba (gracias, Velero, por avisarme), creo que por ahora queda solucionado, aunque no se bien en que consistía, ya que tenía el mismo problema en mis dos blogs y una amiga cercana le pasaba igual. Pero bueno, puse el formulario como ventana emergente ahora, tema sanjado.

Ahora sí, ¡comenten como endemoniados! (jah, claro).

6 comentarios:

Flaviani. dijo...

Si por favor, que monada de chiquilla

Lorraine dijo...

¡Me encanta este texto! Es genial :)
Me encantaría saber dibujar tal como me imagino a la chica de la lluvia :)
¡Un beso!

Velero dijo...

Hoy a llovido a cántaros en mi ciudad. De golpe y de forma muy breve, por el arrebato de algún dios arcaico, ya casi moribundo. Ha sido algo parecido al amor.

Ya puedo decirlo, maldita sea.

Me alegra que te haya alegrado el día.

Besos.

Mel Beckett dijo...

La luna sabe que he intentado dejar comentario desde hace no se cuanto.
Si he tenido ese problema con todos los blogs y se me ha heho horrible.

Bueno ahora hay que decir que eso de la cara de esponja es bastante divertido. Supongo que algunos son asi.

Mel Beckett
XX

:( dijo...

Enfermedad contagiosa, ésa.
¿a quién no le ha afectado alguna vez?

Cris* dijo...

Un texto triste, pero precioso. Justo como la lluvia. Un blog genial y iré pasando porque ha sido un placer. Besos.

www.agujerosenlamemoria.blogspot.com